Las 7 fallas más comunes de tu memoria.


La memoria es una capacidad cerebral que te permite adquirir, almacenar y rescatar la información y el conocimiento.

Es importante que sepas lo que es la memoria, aunque también debes saber lo que no es.


La memoria no es un registro exacto de tus experiencias. Daniel Schacter (*) afirma que “el mal funcionamiento de la memoria puede ser dividido en siete errores o transgresiones fundamentales”.

Tres de ellos acarrean un fallo al recordar una idea o un evento. Los otros cuatro implican un recuerdo que carece de la fidelidad deseada o que no alude al hecho o concepto deseados.


“el mal funcionamiento de la

memoria puede ser dividido

en siete errores o

transgresiones fundamentales”


Fugacidad: un recuerdo específico se deteriora, generalmente, a lo largo del tiempo. Puedes recordar mucho más de los acontecimientos recientes que de los del pasado. Esto es frecuente con la memoria de experiencias personales, y puede deberse a que la información antigua inhibe tu capacidad de recordar información nueva, así como la información nueva inhibe tu capacidad de recordar información antigua.


Distracción: Esta forma de ruptura de la memoria implica problemas en el punto en el que la atención y la memoria interactúan. Los errores comunes de este tipo se manifiestan cuando pierdes las llaves o los lentes, u olvidas una cita porque en el momento de adquirir la información no prestaste suficiente atención a lo que luego deberías recordar.


Bloqueo: es cuando tu cerebro intenta recuperar o adquirir información, pero otro recuerdo interfiere con ella. Todos hemos estado en esa situación en la que tenemos esa palabra “en la punta de la lengua. La información almacenada se vuelve inaccesible en forma temporal.


Mala atribución: implica asignar un recuerdo a la fuente equivocada. Es decir, implica la recolección correcta de información con el recuerdo incorrecto de la fuente de esa información. La atribución errónea o reconocimiento falso se produce cuando crees -incorrectamente- que un elemento es novedoso cuando en realidad te resulta familiar porque es similar a algo que viste o conociste con anterioridad. Es más común de lo que tú crees.


Sugestión: es algo similar a la atribución errónea, pero se relaciona con el poder de sugestión que otros pueden ejercer. Es la aceptación de una sugerencia falsa o errónea hecha por otra persona.


Sesgo: es similar a la sugestión en el sentido de que tus sentimientos actuales y tu visión del mundo distorsionan el recuerdo de eventos pasados. Por ejemplo, un adulto satisfecho puede mirar hacia atrás con cariño a su infancia, inducido a hacerlo por recuerdos positivos de esa época, que pueden no ser representativos de su estado de ánimo promedio durante su infancia.


Persistencia: este error de la memoria implica el recuerdo no deseado de información perturbadora. El recuerdo puede variar desde un error en el trabajo hasta una experiencia verdaderamente traumática.


Estas características no son necesariamente malas y tienen un propósito útil en la memoria. Por ejemplo, la persistencia es uno de los pecados de la memoria que puede llevar a cosas como el síndrome de estrés postraumático. Sin embargo, la persistencia también es necesaria para la memoria a largo plazo, por lo que es esencial.


¿Has experimentado alguna de estas fallas?

¡Aguardo tus comentarios!

Abrazo,


(*) Daniel L. Schacter, The Seven Sins of Memory: How the Mind Forgets and Remembers, 2002


147 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo