• Ana Abbona Santin

¡No pienses tanto!

Actualizado: ago 26

Seguramente has notado que existen ciertas ideas recurrentes que puedes llegar a confundir con razonamientos, deducciones o interpretaciones acertadas de la realidad. Estas ideas han sido definidas como “pensamientos negativos automáticos”.



Si no prestas toda tu atención, alguno o varios de estos pensamientos pueden provocar emociones negativas o sensaciones de malestar. Así que lo primero es reconocerlos:

  • Son pensamientos específicos. En general se manifiestan como frases cortas, categóricas y recurrentes que aparecen en forma de reproche, recuerdo, suposición o anticipación.

  • Son pensamientos creíbles. Surgen automática y bruscamente y -aunque no tienen base sólida- los aceptas como verdades absolutas.

  • Son mensajes irreflexivos. No incluyen una reflexión previa ni son producto de un análisis.


Tu bienestar depende en gran medida de que puedas identificar estos pensamientos y logres relativizar su importancia.

Ésta es una lista de los “pensamientos negativos automáticos” más habituales confeccionada por el escritor John-Paul Flintoff:

  • Pensar en términos de blanco y negro, sin escala de grises.

  • Leer la mente de otras personas, anticipando sus juicios negativos.

  • Adivinar el futuro, realizando suposiciones negativas que te inmovilizan.

  • Generalizar, anticipando -por ejemplo- que si hemos fracasado en una tarea, entonces siempre lo haremos.

  • Minimizar las cosas positivas, quitando valor a nuestros éxitos o a los sucesos positivos.

  • Dramatizar y victimizarnos, creando conexiones fatalistas donde no las hay.

  • Tener expectativas poco realistas, exigiéndonos por encima de nuestros límites naturales y boicoteando nuestro esfuerzo.

  • Juzgar, a nosotros mismos y al resto, rotulando y llegando al insulto que dirigimos hacia nosotros mismos o a los demás (ya sea el jefe, los compañeros de trabajo, otros miembros de la familia).

  • Autoculparte. Tal vez te culpes incluso por asuntos en los que no has tenido ninguna responsabilidad.

  • Ser catastrofista, pensando que todo lo que está sucediendo a tu alrededor acabará mal.


Afortunadamente, existen técnicas que pueden ayudarte a escapar de este comportamiento.

Puedes neutralizar los “pensamientos negativos automáticos” y poner en su lugar emociones positivas que te impulsen hacia adelante y te permitan disfrutar de cada momento de tu vida.

Déjame saber cómo te sientes con respecto a lo que te he compartido en esta columna. Leeré con mucho gusto tu comentario.


Abrazo,

BINARIO DIGITAL BRAND

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon