Los aliados de tu cerebro. Hábitos para tu salud cognitiva y emocional.

Tu estilo de vida puede provocarte desgaste físico, cognitivo y emocional, con su ritmo frenético y estresante.


La buena noticia es que -con la misma lógica- puedes cambiar tus hábitos y costumbres para preservar la neuroplasticidad y la regeneración neuronal: dos cualidades fundamentales de tu cerebro.



Múltiples estudios y documentos de divulgación científica coinciden en recalcar los siguientes consejos:


Bebe agua

  • Bebe un vaso de agua en cuanto te levantes, de esa manera lo primero que reciben las células de tu cerebro es hidratación (primordial para mantener la agilidad mental).

  • Manteniendo tu hidratación durante todo el día conservas tu mejor nivel de atención, memoria de trabajo y concentración.

  • El agua equilibra los procesos químicos que se desarrollan en tu cerebro, lo que regula el estrés y calma la ansiedad.

Descansa adecuadamente

  • Cuando tu cerebro está descansado, tu imaginación es más poderosa y tu creatividad aumenta.

  • Si duermes lo suficiente, tus conexiones neuronales se fortalecen. De esta manera tus recuerdos y destrezas se optimizan. Tu memoria mejora.

  • El descanso relaja tu cuerpo, y reduce tu percepción de tristezas y problemas.

Haz ejercicio

  • Practica ejercicio físico -aeróbico, sobre todo- y sentirás bienestar y relajación, además de percibir una autoimagen positiva y una mejora en tu calidad de vida.

  • Cuando practicas algún tipo de actividad física estás favoreciendo la conservación y la mejora de algunas de tus habilidades cognitivas (memoria reciente, atención, control inhibitorio, por ejemplo).

  • El deporte contribuye a tu autodisciplina, autoconocimiento, perseverancia y tolerancia a la frustración.

Lee

  • La lectura mejora tu capacidad de abstracción, tu imaginación y tu memoria. Se desarrolla además tu capacidad de comprensión, ejercitas tu cerebro y te diriges a tu vejez en mejores condiciones intelectuales.

  • Al leer, liberas tensiones, relativizas problemas, se abren puertas a nuevos escenarios, vives otras vidas y aprendes cosas nuevas.

  • Las emociones que despierta la lectura favorecen el aprendizaje y la memoria. Sientes motivación, no sólo para seguir leyendo sino también para profundizar en tu conocimiento y en el alcance de tus metas.

El agua, el descanso, el ejercicio físico y la lectura son tus aliados. Y no hay que olvidar que cuando experimentas emociones positivas tales como la gratitud, el perdón, la alegría y la esperanza le sumas salud a tu cerebro y bienestar a tu vida y tu entorno.


¿Cuáles son tus aliados? ¿Cuáles son esos hábitos saludables que has aprendido a cultivar? ¡Espero tus comentarios!


Abrazo,

BEE COMUNICACIÓN

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon